Bien o Mal, Cuestionar la Calidad de Productos Chinos Continuará

No hay ninguna razón subyacente por la que los productos fabricados en China deban ser de menor calidad que los productos similares fabricados en economías más maduras.

La tecnología china ha avanzado rápidamente en las últimas décadas, un avance vívidamente demostrado por medio de un vehículo de aterrizaje robótico chino lanzado y operado por chinos en el lado oculto de la luna, que realiza una investigación que podría ayudar algún día al desarrollo de una base lunar permanentemente tripulada.

Poseer la tecnología de vanguardia necesaria para colocar un robot en la luna debe refutar la idea de que los productos chinos son inherentemente inferiores. Por supuesto, este es solo un ejemplo, pero, para cualquiera que haya visto y experimentado infraestructura china en términos de arquitectura, transporte, instalaciones de fabricación, escala, etc.,   sabe que no hay ninguna razón subyacente por la que alguno de los productos fabricados en China sea inferior.

¡200 millones de iPhones se hacen en China cada año. ¿Cuántos otros equipos, de alta tecnología reconocidos se producen con una calidad consistente tan alta en cualquier otro lugar del mundo? ¡Excepto, quizás, los cartuchos de tinta y láser fabricados en China por varios OEM!

Entonces, ¿Por qué, en nuestro menos que glamoroso mundo de la tinta y el tóner, tenemos frecuentemente encabezados de cartuchos remanufacturados en China de baja calidad? Ya sea por reclamos de rendimiento de impresión, infracción de propiedad intelectual, materiales tóxicos en plásticos, cancerígenos en el tóner, etc., la lista de deficiencias en los titulares parece no tener fin.

Las razones son dos.

Primero, debido a que algunos de los productos son, sin duda, de mala calidad e independientemente de cuán aislados puedan ser estos eventos, representan una deficiencia que justifica algunos de los titulares y, segundo, porque los cartuchos chinos compatibles nuevos (NBC) son una amenaza disruptiva para El antiguo orden.

Analicemos estos dos conjuntos de circunstancias por separado.

Todos sabemos que los precios (por ejemplo, en Amazon) de los cartuchos compatibles nuevos están en, o por debajo del costo del billete de materiales (BOM). Esto significa dos cosas. En primer lugar, los fabricantes están escatimando en los materiales para reducir el costo y, en segundo lugar, los productos de baja calidad (inconsistentes) que no cumplieron con los requisitos de sus clientes originales se están liquidando en lugar de ser retrabajados o destruidos

Todos sabemos, al menos para los tres o cuatro fabricantes chinos de primer nivel (con una capitalización de mercado combinada de más de US $ 4 mil millones), que no hay excusa para un diseño pobre que resulta en un rendimiento de baja calidad, y no hay excusa para ignorar los requisitos necesarios para cumplir de manera consistente un estándar de rendimiento especificado.

No hay ninguna razón por la cual un cartucho chino compatible nuevo de un fabricante de primer nivel no pueda igualar el rendimiento de un cartucho OEM de manera consistente.

Pocos deberían dudar de la capacidad de un fabricante chino de primer nivel para desarrollar una especificación para fabricar un producto que sea al menos equivalente, en términos de rendimiento, al producto OEM que están reemplazando. Sin embargo, muchos pueden dudar del compromiso, o la capacidad actual, de un fabricante de primer nivel para utilizar la tecnología a fin de garantizar que cumpla con las especificaciones de fabricación.

La tecnología puede, por ejemplo, implicar el uso de robótica para eliminar el error humano en el proceso de fabricación, pero, quizás más importante, también puede requerir el uso de tecnología de la información para ayudar a administrar (por ejemplo) la cadena de suministro de materia prima. Si los materiales correctos no están en el lugar correcto en el momento adecuado, ¿Con qué frecuencia se puede sacrificar un billete de materiales para cumplir con la fecha de entrega comprometida en lugar de retrasar la producción hasta que los componentes especificados estén disponibles?

Independientemente de cómo se analice, no es bueno gastar dinero implementando un software de clase mundial de Enterprise Resource Planning (ERP), y limitando su uso descargando en datos hojas de cálculo para tomar decisiones operativas de misión crítica. Este enfoque no funciona, elude los controles y las eficiencias que brinda el uso efectivo del software y, a menudo, puede ser responsable de la inconsistencias de calidad del producto.

Si los fabricantes chinos no desean aparecer en los titulares que denuncian el desempeño de sus productos, deben implementar el proceso y disciplina necesarios para alcanzar un desempeño consistente de calidad.

Hasta que existan controles y procesos suficientes para prevenir estos problemas, los que pierden más con la amenaza de la irrupción continuarán haciendo todo lo posible para explotar estas debilidades. Esto se logrará, al menos en parte, patrocinando titulares diseñados para poner en duda la capacidad de los disruptores. No difiere de los detractores de Tesla que patrocinaron una historia negativa sobre un incidente de piloto automático, los de Airbnb muestran a un cliente que destrozó una habitación, o los de Uber colocan un titular de un incidente de un conductor sin escrúpulos. Aquellos que son los que más pierden invertirán parte de sus ganancias para resaltar los incidentes que dañan la reputación de la competencia, porque de ahí proviene la mayor amenaza para sus ganancias futuras.

Sin embargo, no es solo los titulares negativos que se enfocan en la calidad del producto lo que limita la penetración en el mercado de los compatibles nuevos chinos. Es el Sistema de distribución actual que protege a los fabricantes existentes, los mayoristas, distribuidores y grupos de compra protegen el viejo orden en detrimento de los revendedores y sus clientes. Hasta que exista una tecnología alternativa para que los revenderfodr4es y sus clientes “jalen” los productos que prefieren en lugar de ser “empujados” por los productos que sus proveedores quieren entregar, las alternativas chinas, sin importar la calidad, seguirán teniendo un éxito limitado.

Si hay soluciones tecnológicas disponibles, que sean adoptadas por los revendedores, las barreras que han ayudado a preservar el market share de los jugadores tradicionales se caerán. Sin embargo, aun cuando este Desarrollo tecnológico ocurra, será en vano hasta que las alternativas fabricadas en China que podrían entrar a la red de distribución no sean 99.9 por ciento confiables, 99.9 por ciento del tiempo.

0 comentarios

Leave a Comment

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *